Recogiendo memorias en Islandia

Desde noviembre de 2022 hasta julio de 2023 se realizaron tres talleres en Islandia y se realizaron seis entrevistas en el marco del proyecto Lands of Butterflies (Tierras de mariposas). Dos de esos talleres se llevaron a cabo en Kópasker y uno en Reykjavík.
Las entrevistas se realizaron en varios lugares, en Kópasker, Raufarhöfn, Akureyri, Grindavík y Þórshöfn, pero todas las personas entrevistadas vivían o habían vivido en la zona de Kópasker durante mucho tiempo y la conocían bien. En total participaron 12 personas en los talleres y 8 fueron entrevistadas.

Los talleres en Kópasker se llevaron a cabo en la antigua escuela, sede hoy del Earth Quake Center (Centro de Terremotos /Jarðskjálftasetrinu), pero se decidió realizar uno de los talleres en Reykjavík, en una casa privada. Los talleres se anunciaron en Facebook y en Skeglan, un periódico local distribuido en Kópasker y sus alrededores. Enviamos mensajes a numerosas mujeres que conocíamos, llamamos a varias más y las invitamos a todas a participar.

Taller en Kópasker del 12 de noviembre de 2022

Discutimos cuáles podrían ser esos “efectos mariposa”, posiblemente en relación con la pareja y la educación. En Islandia no se compara a las mujeres con mariposas danzantes, excepto en términos despectivos, es decir, irresponsables, poco fiables e infantiles. Las mariposas del extranjero son hermosas y sensibles, pero las nuestras se parecen más a las polillas. Si una mujer islandesa es comparada con una mariposa significa que debería callarse y ser sólo bonita.

Discutimos en torno a qué influyó en las mujeres y sobre aquellas mujeres que inspiraron a otras. Bastaba que una mujer recibiera una educación superior para que otras se sintieran influenciadas. Se convirtieron en modelos positivos y demostraron, especialmente a sus hijas, pero también a otras, que la educación es algo por lo que hay que luchar.

Discutimos sobre elecciones de pareja, educación, escuelas, niños, asociaciones de mujeres, artesanía, necesidades creativas, artes, elección de empleo y muchos más temas. Decidimos centrarnos en la educación, las actividades sociales y las profesiones, con especial atención a las parteras y maestras, que luego se convirtieron en directoras de las dos primeras escuelas primarias de la zona.

Taller en Kópasker del 4 de marzo de 2023

Como la mayoría de las mujeres no habían estado en el taller anterior, comenzamos transmitiendo los principales resultados del mismo, es decir, educación, actividades sociales y profesiones. Las discusiones fueron amplias y las mujeres compartieron bastante información sobre sus áreas.
Nos dimos cuenta de la importancia de las opiniones positivas en el hogar sobre el valor de la educación, las discusiones en la mesa de la cocina, por ejemplo, y su efecto en la actitud de las personas hacia la educación y la inspiración. Las Escuelas Domésticas fueron muy importantes, donde las mujeres aprendieron a administrar una casa, coser, hacer manualidades y crearon muchas obras de arte, muchas de las cuales ahora se pueden encontrar en el Museo Local.

Hablamos sobre el valor de la Asociación de Mujeres en la zona. En los primeros años, la asociación proporcionó ayuda a los hogares donde prevalecía la enfermedad y probablemente también pagó ayuda.
Discutimos por qué las mujeres con cargas familiares sufrieron mucho la ausencia de su hogar mientras estudiaban partería. Posiblemente fue el respeto de la sociedad lo que llegó a estas parteras, o simplemente la voluntad de ayudar a otras mujeres.

Hablamos de los trabajos estacionales para las mujeres, entonces y ahora, como el trabajo del arenque en Raufarhöfn, cuando venían y trabajaban mujeres de toda el área. También estaba el trabajo estacional en el matadero de Kópasker, ya que todos los corderos se sacrifican en otoño, cuando bajan de las montañas.

A continuación hablamos de las huellas de las mujeres en la naturaleza. En Kópasker y sus alrededores no existían huertos comunitarios, porque muchos tenían sus propios huertos de patatas al lado de sus casas.
Hoy en día, muchas personas tienen, incluso, invernaderos con diversos cultivos, verduras y frutas. El verano es muy corto en Islandia, por lo que la cosecha apenas alcanza para la familia

Taller en Reykjavík del 23 de marzo de 2023

A pesar de la buena publicidad del taller, además de un miembro de nuestra asociación, sólo acudió una mujer de Raufarhöfn. Tuvimos una conversación informal sobre las huellas de las mujeres y su vida en Raufarhöfn alrededor de 1960-1980. Fue muy interesante: las mujeres desempeñaban diversos trabajos, además de cuidar del hogar, salar arenques, enseñar, ser parteras, coser, trabajar en hoteles y en la tienda… Había una animada vida social, una asociación de mujeres y un coro de iglesia.
 

Resultó interesante comprobar que básicamente las mujeres dirigieran el lugar: dirigían la escuela, eran policías y gerentes de distrito.
La sociedad estaba cambiando mucho durante esos años y las mujeres asumían trabajos adicionales con mayor alcance. Los años del arenque jugaron un papel importante.

Entrevistas

Ásta

La primera entrevista fue con Ásta sobre la educación y la influencia de las parteras y docentes.

Halla, Kolbrún, Hafrún

La segunda entrevista fue con Kolbrún y su hija Halla para conocer la vida cotidiana de las mujeres en el campo, su educación y cómo Kolbrún se convirtió en la primera mujer policía en la Islandia rural.

Hólmfríður

La tercera entrevista fue con Hólmfríður por su amplio conocimiento de la zona. Trabajó como directora del aeropuerto, fundó una empresa pesquera con su marido, fue directora del Earth Quake Center y dirigió el polideportivo municipal.

Guðbjörg

La cuarta entrevista fue con Guðbjörg, hija de Guðrún en Brekka, para obtener información sobre la protección y la naturaleza recuperada en la zona.

Stella og Helgi

La quinta entrevista fue con Stella y su marido Helgi, sobre empleo, agua, tierra, cultura y educación en Raufarhöfn, más conocida como la ciudad del arenque más grande de Islandia.

Hafrún, Fjóla og María

La sexta entrevista fue con Fljóla, que ha vivido tanto en Raufarhöfn como en las granjas vecinas. Se habló de escuelas itinerantes que iban de finca en finca, del agua, la prevención del suelo, el trabajo y la vida social.

Scroll al inicio